Sólo he volado una vez en parapente. Fue una experiencia única, increible. Una mezcla de miedo, primero y paz y libertad en cuanto mis pies dejaron el suelo.