En la isla de Sao Miguel el viento húmedo se engancha a las montañas y se posa sobre el mar formando montañas blancas y grises.